El poder y la autonomía de nuestras cuerpas no debería estar limitado cuando hablamos de sexualidad. La sexualidad —o más bien, las sexualidades—, son plurales, amplias y nos retan constantemente a redescubrir nuestros más íntimos deseos y voluntades.